miércoles, 21 de marzo de 2012

Grammatron: hacia una conciencia digital




      GRAMMATRON, publicada en 1997 por Mark América, empieza con una imagen central que vibra. Al dar clic sobre la imagen inicial aparecen varias opciones de vínculos que dan inicio al recorrido por este hipertexto. En los primeros vínculos se ofrece la opción de saber de dónde viene, de qué se trata, quién lo hizo o iniciar el recorrido hipertextual como tal. Al dar inicio, aparecen dos opciones, la primera se denomina "interfacing" (high bandwith version) y la segunda opción se llama "abe golam" (lower bandwith version). La primera presentación tiene una secuencia como de veinte minutos de frases sueltas acompañadas por imágenes donde el usuario no puede hacer más que tratar de leerlas al ritmo que van cambiando, después comienzan a aparecer bloques de texto con vínculos y comienza un recorrido guiado por las elecciones aleatorias de quien lee. El "segundo", GRAMMATRON comienza de una vez con los textos con vínculos.
     En general los textos son breves (10 líneas o menos) y contienen al menos dos vínculos que van configurando un juego de relaciones y conexiones. Dentro de los temas y problemáticas que trata Grammatron se destaca el de una conciencia "digital", distinta de la que corresponde a los estudios y experimentos de inteligencia artificial, y más relacionada con la posibilidad que lo digital abre para adquirir personalidades alternas. Precisamente algunos fragmentos desarrollan dos de esas personalidades alternas del narrador: la de Golam y la de Grammatron. Se trata de una especie de hipertexto de autoconciencia que explora las consecuencias filosóficas y psicológicas de la tecnología digital.
      El diseño: es coherente con lo que va sucediendo y su interfaz permite una muy buena interacción con el usuario. Usa colores fuertes en la presentación (rojo, negro) pero cuando empieza el recorrido, su fondo es blanco sus letras negras y los vínculos en azul, lo que facilita la lectura e identificación de las opciones. Las imágenes del principio y las que aparecen ocasionalmente en el recorrido guiado por los vínculos, vibran generalmente, y por el tamaño de los textos, constantemente cambia la información de la pantalla pues ésta no permanece por mucho tiempo GRAMMATRON no ofrece un orden establecido, a excepción de la primera parte que se presenta en la versión "interfacing" y por eso el lector quien debe opta por algún vínculo. La interactividad se limita, entonces, a las elecciones del lector hechas al azar, a medida que realiza el recorrido.

Entrada publicada por Jaime Alejandro Rodríguez en Relato Digital

Share/Save/Bookmark

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...