miércoles, 8 de diciembre de 2010

Literatura encorsetada talla "420 Characters"

    
   El dibujante e ilustrador pop Lou Beach (bien conocido por sus trabajos en  revistas, cubiertas de discos y libros) es el autor de "420 Characters", un compendio de microrrelatos adaptados al formato de Facebook,  o sea, restringidos al límite de caracteres que impone esta red social en sus actualizaciones de status.
    Lo normal sería que existiera una página del autor en Facebook donde pudiera observarse el experimento según se iba produciendo y las reacciones o comentarios de los  seguidores ante cada relato. Pero esa página no existe. Sin embargo, a la espera de que el libro en tapa dura lo publique la editorial Houghton Mifflin Harcourt en el otoño de 2011, Beach ha presentado on line su trabajo en una página web que, aunque parece programada en flash, está hábilmente realizada sólo con html y javascript. Así que no debemos fiarnos de la presentación, esperando las prestaciones del programa de Adobe, sino empezar  la lectura directamente navegando desde la pestaña Stories; al final de cada página, una flecha nos llevará a la siguiente. Aquí tenemos el primer microrrelato.
CRAWFOOT stood outside of Sloans, hand up for a cab. His face was punctuated by a cigar and a redhead hung on his arm like a comma. He'd approached her after his third Dewars and water. 'You make a barstool look like a throne.' She looked him over, suppressed a smile. 'Yeah? You make wearing a raincoat look like a felony.' He lit her cigarette, loosened his tie and sat down next to her, bumped her knee.

   Los textos también pueden oírse en archivos de audio narrados con las voces de actores importantes como Jeff Bridges o Ian MacShane.
    Como vemos está escrito en un lenguaje directo, conciso, expresivo, sólo que da la sensación de que alguien quiere utilizarnos para algo: nos quiere contar una historia, empieza a  hacerlo y luego se calla de pronto. En Twitter, con sus 140 caracteres, la narrativa queda limitada a microrrelatos todavía más breves. Estamos, pues, ante un intento más de acrobacias narrativas, en las que parece interesar sobre todo ser el primero en hacer la pirueta formal  en lugar del primero en contarnos de una vez una maldita historia.
Entrada publicada por Juan José Díez

Share/Save/Bookmark

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...